Bio

Fernando Lobo es un músico versátil, compositor inquieto de Cádiz, que recoge en sus canciones influencias que abarcan desde el folk, el son, el blues, la rumba, el rock o el latin jazz a la canción de autor. Sus letras reflejan un estilo poético propio que retrata lo cotidiano con naturalidad y huye de lugares comunes.
Sus conciertos (tanto en acústico como con banda) tienen un clima de muy variado registro, sin dejar de lado el sentido del humor o la espontaneidad que le caracterizan, intercalando divertidos monólogos improvisados entre las canciones, también emocionantes poemas con los que refuerza la complicidad con el público.

En 2017 celebra 10 años de carrera discográfica underground, creativa y libre. Diez años que le han dado para grabar 4 discos (Vengo, Encrucijada, Para seguir y En petit comité), en los que han colaborado artistas de diversas escenas como Zahara (pop), Antonio Lizana (jazz), Niño de Elche (flamenco de vanguardia) el Kanka (fusión), Chipi de la Canalla (copla contemporánea), Pablo Guerrero (canción de autor), Jesús Bienvenido (carnaval), Carlos Edmundo de Ory (poesía)…síntoma claro de la heterodoxia de este músico gaditano. En este camino ha tenido repercusión y buenas críticas en medios como La 2 de RTVE, Radio 3 o Canal Sur tv, habiendo sido candidato a los Premios de la música independiente en varias categorías.
Además ha compartido cartel con Serrat, Sabina, los Delinqüentes, Rozalén, Pablo Milanés, Kiko Veneno, Antílopez, Javier Ruibal, Luis Pastor, María Jiménez, etc.

con ruibal shicaTambién ha publicado el libro Versos Decimales (ed. Dalya), que incluye poemas co-escritos con Aute, Drexler, Felipe Benítez Reyes, Maui, Juan José Téllez…anteriormente publicó otro poemario (Diario del niño que quería ser poeta o pájaro, ed. Origami) y una novela (Nosequé Nosecuántico, ed. Quorum, co- escrita con Israel Alonso). Por otra parte ha participado en libros colectivos (Estrofalario, 65 Salvocheas), y ha colaborado escribiendo para el Diario de Cádiz y revistas culturales como SecretOlivo o El Ático de los gatos.